Atravesamos un momento especialmente fecundo en lo que la generación de teorías apocalípticas se refiere, especialmente cuando se trata de valorar el impacto de las nuevas tecnologías en el mercado laboral. Flexibilidad, eficiencia y rentabilidad son palabras que suenan muy bien pero más de un profesional anda un tanto inquieto por la posibilidad de verse reemplazado por un robot. El desarrollo de la inteligencia artificial (AI, por sus siglas en inglés) compromete seriamente la continuidad de determinados empleos. Estos serían algunos de los firmes candidatos a desaparecer.

Telemarketing
No creemos que nadie pueda sorprenderse por esta revelación. El sector del telemarketing parece hecho a medida de la AI, puesto que la mayoría de preguntas y respuestas que realizan estos trabajadores pueden automatizarse con gran facilidad. Los expertos le atribuyen un 99% de posibilidades de desaparecer en los próximos años.

Contabilidad
La automatización de las funciones de los contables viene de muy atrás y todo apunta a que esta dinámica se reforzará muy próximamente. Es evidente que las funciones de supervisión y planificación general podrían mantenerse en manos de seres humanos pero el grueso de la actividad contable no tardará en ser coto privado de la AI. Este oficio cuenta con un 98% de probabilidades de automatizarse en la próxima década.

Recepcionistas
A primera vista, puede causar perplejidad encontrarse en esta lista con un puesto de trabajo en el que el contacto humano parece indispensable. Ciertamente, las tareas de recibimiento y acompañamiento de las visitas seguirán recayendo en trabajadores de carne y hueso pero no sucederá lo mismo con actividades como la atención de llamadas o consultas vía correo electrónico. Tiene un 96% de probabilidades de automatizarse.

Mensajería
Los titulares que ha ido dejando Amazon en los últimos meses al hilo de su apuesta por automatizar los envíos de pedidos son un buen termómetro de la inminencia del desembarco de la AI en este campo. Ahora bien, dado que el sector de la mensajería está experimentando un crecimiento vertiginoso a nivel global, tal vez la sustitución completa de los trabajadores no sea posible a medio plazo.

Corrección de pruebas escritas
La docencia es un ámbito que parece resguardado frente a la vorágine tecnológica, especialmente en la educación primaria y secundaria. No obstante, la corrección de pruebas escritas sí que podría automatizarse en la mayoría de casos, por lo que la AI se convertiría en una herramienta muy útil para los profesores.

Investigación de mercados
El hecho de que muchos analistas de mercados se sirvan de diferentes sistemas tecnológicos para realizar su trabajo abona el terreno para que su sustitución integral por robots sea cuestión de tiempo.