Ya sea por que llenaron muchas horas de nuestra infancia o juventud o porque nos recuerdan algunos de nuestros mejores años, las películas antiguas siempre nos emocionan y entretienen. En ocasiones, también nos sorprenden, sobre todo cuando los protagonistas hacen uso de tecnologías totalmente inverosímiles… o quizá no tanto. Hemos comprobado que buena parte de los inventos que parecían patrimonio exclusivo de la ciencia-ficción han acabado saliendo al mercado. Seguidamente, te mostramos algunos de los ejemplos más llamativos.

2001, una Odisea en el Espacio (1968)

Una de las cintas cumbre del género fantástico, con una notable cantidad de inventos tecnológicos. Uno de tantos avances que vislumbró Stanley Kubrick fue la videoconferencia en tiempo real, que permitía a los protagonistas establecer contacto visual independientemente de la distancia. Ni que decir tiene que hoy día existen numerosas plataformas, como Skype o WhatsApp, que ofrecen esta misma función desde el teléfono móvil.

El Vengador del Futuro (1990)

Arnold Schwarzenegger quería visitar Marte y, ciertamente, esta posibilidad sigue siendo -por ahora- remota. No obstante, el invento que sí se ha hecho realidad es el coche autónomo, que en la película aparece como un taxi. Con los matices que se quiera, Google y otras compañías han puesto en las carreteras los primeros coches autónomos (en fase de pruebas, por el momento).

Regreso al Futuro II (1989)

Es otra de las sagas de culto para los aficionados a la ciencia-ficción y, consecuentemente, exhibe en pantalla una larga serie de aparatos digitales. Si pensamos en una de las escenas más cotidianas de la segunda entrega, cuando Marty McFly visualiza una realidad alternativa con unas pesadas gafas digitales, encontramos el precedente de las actuales Google Glass. A decir verdad, la tecnología actual es incluso superior, dado que ha aligerado notablemente su tamaño.

Aeroplano II: la secuela (1982)

Esta comedia de situaciones imposibles hizo fantasear a más de uno con la posibilidad de adquirir un escáner corporal que permitiera desnudar a los usuarios. Menos divertido resultó que hace algunos años, la agencia TSA, dependiente del Gobierno de los Estados Unidos, tuviera que disculparse por haber utilizado esta tecnología en diferentes aeropuertos.

Star Trek: la serie original (1966-1969)

No es una película sino una de las series televisivas más exitosas de todos los tiempos. Y hay quien considera que los dispositivos portátiles que manejaba la tripulación de la USS Enterprise tenían las mismas funciones que un smartphone actual.