La etiqueta ‘Smart’ se ha popularizado con tal rapidez que prácticamente todos los ámbitos de consumo imaginables cuentan con algún producto rebautizado como inteligente. Uno podría pensar que nuestra ropa queda al margen de esta vorágine pero lo cierto es la innovación tecnológica también se preocupa por nuestro vestuario. Y no, no nos referimos únicamente a los complementos tecnológicos (relojes y gafas inteligentes, etc.). La industria de la moda ya está incorporando sistemas electrónicos sofisticados en determinadas prendas y esta tendencia no ha hecho sino empezar.

Si examinamos el mercado, nos encontramos con que buena parte de las grandes compañías del sector de la moda están apostando decididamente por la ropa, el calzado y los complementos ‘Smart’. Nike, por ejemplo, está desarrollando el proyecto Ease, con el que espera alumbrar la próxima generación de deportivas inteligentes. Estas zapatillas incorporarán sistemas automáticos para atar los cordones, adaptarse plenamente a la forma del pie o variar la temperatura de su interior, entre otras opciones. Los primeros modelos, conocidos como HyperAdapt o EARL, han salido al mercado con cuentagotas y con precios prohibitivos.

Una lógica similar es la que sigue Google en sus investigaciones para alumbrar fibras inteligentes para elaborar diferentes prendas. La firma californiana impulsó, junto con la conocida marca Levi’s, la confección de la primera chaqueta inteligente. Esta chaqueta dispone de quince hilos interconectados que permiten realizar diferentes acciones de manera automática con un simple gesto por parte del usuario. Por su parte, la gran competidora de Nike, Adidas, ha puesto el foco en la impresión en 3-D. En este caso, no se trataría de fabricar prendas inteligentes sino de imprimir de manera inmediata diferentes artículos totalmente personalizados. Para conseguirlo, se ha asociado con Carbon 3D, empresa especializada en la impresión tridimensional.

A pesar de que los ejemplos anteriores son lo suficientemente elocuentes sobre el camino que está siguiendo la industria de la moda, la postura que han adoptado las firmas de lujo es tanto o más reveladora. Marcas tan prestigiosas como Chanel o diseñadores de renombre como Karl Lagerfeld han expresado su confianza en que moda y tecnología seguirán caminando juntas. Se trata de un espaldarazo en toda regla por parte de la cúpula del mercado, que tradicionalmente es siempre la menos propensa a acometer grandes cambios. Así pues, tu próxima chaqueta podría hacer mucho más que abrigarte…