En anteriores publicaciones, hemos glosado las notables potencialidades de la tecnología Blockchain o cadena de bloques. Popularizado gracias al Bitcoin y otras divisas digitales, este sistema se vende como uno de los más seguros para llevar a cabo transferencias de datos o dinero en la red. No obstante, las empresas no acaban de decidirse a implementarlo y se mantienen a la expectativa de su desarrollo. ¿Cuáles son sus razones?

Trabas legales o falta de regulación

Se ha convertido en un clásico de la innovación tecnológica. Los legisladores van siempre muy por detrás de los investigadores, de ahí que cuando una tecnología disruptiva salta a escena, es probable que se encuentre con obstáculos legales para su plena aplicación. El Blockchain no se ha visto excesivamente frenado por este motivo pero su uso podría extenderse si fuera lícito servirse de dicha tecnología para firmar contratos o realizar trámites administrativos, por ejemplo.

Exceso de promoción

Aquí resulta obligado entonar el mea culpa. El Blockchain nos ha seducido en tan gran medida que, tal vez, hayamos incurrido en un exceso de promoción o en una exaltación de sus virtudes. Lo cierto es que la tecnología todavía está desarrollándose y quedan bastantes lagunas para poder aprovechar todas sus posibilidades (que son notables, en cualquier caso). Muchas empresas pueden quedar defraudadas si comprueban que no están sacando tanto partido a las cadenas de bloques como esperaban.

Los (increíbles) riesgos de la sobrefinanciación

La Oferta Inicial de Monedas (ICO, por sus siglas en inglés) se ha convertido en una forma aceptada de financiación de empresas de reciente creación, principalmente, startups, y se sirve del Blockchain para completarse. Esto puede parecer indiscutiblemente positivo pero la mayor facilidad para captar inversiones puede ser contraproducente si las expectativas de los inversores no se cumplen con rapidez. Muchas empresas acaban teniendo problemas financieros porque los inversores se sienten defraudados y dejan de apostar por ellas.

Ciberseguridad al margen del sistema convencional

No vamos a negar que las transacciones llevadas a cabo a través de una cadena de bloques son muy seguras. Lo que sucede es que, dado que la mayoría de empresas se sirven principalmente de los sistemas de ciberseguridad tradicionales, el Blockchain se mueve al margen de las últimas tendencias y cuenta con menos información para los usuarios.

Aprende a sacar el máximo partido al Blockchain -sin perder la cabeza- siguiendo nuestro blog.