En las pasadas celebraciones navideñas, posiblemente más de un lector se encontró en la misma mesa que algún familiar que pontificaba sobre el Bitcoin, ya fuera criticándolo o ensalzándolo. Y es que, las criptomonedas o divisas digitales son una de las inversiones de moda, lo que se ha traducido en un ‘rally’ bursátil tan pronunciado como inquietante. Para tumbar o confirmar mitos, planteamos las siguientes cuestiones básicas sobre el Bitcoin y el resto de monedas virtuales.

¿Qué es el Bitcoin?

El Bitcoin es la divisa digital más popular. Al igual que el resto de monedas virtuales, se caracteriza por no tener soporte físico ni estar respaldada por ningún banco central o institución pública. Su emisión se controla de manera 100% privada, careciendo de tipos de interés pero dejando un registro gracias a la utilización de la tecnología del ‘block chain’ o cadenas de bloques.

¿Qué otras monedas digitales existen?

Junto con el Bitcoin, en la red circulan no menos de 1.300 monedas virtuales diferentes. Según The Washington Post, la capitalización bursátil conjunta de todas estas monedas (incluyendo el Bitcoin) supera los 340.000 millones de dólares.

¿Es volátil el mercado del Bitcoin?

Sí, mucho. Al no existir un organismo oficial que regule la emisión y que supervise la circulación del Bitcoin, esta criptomoneda puede experimentar fuertes variaciones en su precio. Tengamos presente que el valor mínimo al que puede caer cualquier moneda digital es 0, al tiempo que su potencial de crecimiento es, en principio, ilimitado.

¿Debería invertir en Bitcoin?

La compra de Bitcoin es equiparable a cualquier inversión en renta variable, incluso con un mayor sesgo especulativo, según los expertos. Cualquier persona que invierta en Bitcoin puede conseguir rentabilidades altísimas en muy pocas semanas. De igual modo, también puede perder mucho dinero en un corto periodo de tiempo. Por consiguiente, es una inversión no apta para perfiles conservadores.

¿El Bitcoin solo sirve para especular?

No, de hecho, esta no era su principal motivación inicial. El sentido del Bitcoin y del resto de monedas digitales es articular un sistema de transacciones financieras alternativo a los circuitos monetarios convencionales. Por lo tanto, puedes utilizar el Bitcoin como cualquier otra divisa tradicional, existiendo un gran número de plataformas ‘online’ que aceptan esta moneda digital como método de pago.