Manejarse con soltura en entornos tecnológicos ha dejado de ser un mérito profesional adicional para convertirse en un requisito prácticamente imprescindible, al menos en las compañías más grandes. Muchos trabajadores han hecho carrera al margen de las nuevas tecnologías pero el alcance de estas es ya tan amplio que no pueden seguir poniéndose de perfil. Si asistes con preocupación a esta tendencia, no sufras. Ahí van unas cuantas recomendaciones para mejorar tus habilidades tecnológicas en tu puesto de trabajo.

Las grandes fuentes de información

Al igual que la naturaleza, la tecnología es sabia y ella misma te proporciona las respuestas a las preguntas más habituales. Con esto nos referimos a que puedes hacer uso de plataformas como Google o Youtube para acceder a contenidos explicativos sobre aquello que no entiendas. Y no, no se trata de textos o vídeos con abundante vocabulario técnico. De hecho, muchos de estos contenidos están pensados precisamente para resolver las dudas básicas de manera amena.

Preguntar es informarse

Muchos profesionales mantienen sus dudas durante mucho tiempo simplemente porque no se atreven a preguntar a quienes pueden facilitarles más información. Generalmente, los empleados no quieren parecer poco versados en cuestiones tecnológicas ante sus supervisores. Sin embargo, es mucho peor para ti y para tu empresa que continúes sin entender el funcionamiento de una aplicación, por ejemplo. Además, preguntar te hará parecer más humilde e interesado en aprender.

Los foros especializados

Cada vez se organizan más foros especializados en este tipo de cuestiones. Es posible que algunos de ellos se encuentren muy cerca de tu empresa o domicilio, por lo que podrías plantearte acudir. Por otro lado, algunas de las conferencias más interesantes se retransmiten en tiempo real a través de Internet o se cuelgan en la red poco después de celebrarse. Estas ponencias pueden aclararte muchas de las dudas que tengas.

Los mentores al rescate

A nivel corporativo, comienza a ser habitual la existencia de un grupo de mentores que se encargan de formar o asesorar a los trabajadores acerca de cuestiones que ignoren o no comprendan plenamente. Suelen dirigirse a los trabajadores recién contratados, para que hagan suya la experiencia de los profesionales más veteranos. No obstante, cuando el asunto es la transmisión de conocimientos tecnológicos, la edad deja de ser un factor diferencial.

Crece profesionalmente gracias a los consejos que encontrarás en nuestro blog para avanzar en tus conocimientos tecnológicos.