¿Cómo puede mi tienda competir con Amazon? Es muy posible que hayas escuchado este lamento en más de una ocasión o que, incluso, hayas sido tú mismo quien lo haya formulado. El espectacular crecimiento de la plataforma norteamericana y de otros marketplaces ha llevado a más de uno a preguntarse si el modelo de negocio tradicional de los comercios es sostenible. Esta preocupación ha llegado también a los despachos de los directivos de las grandes corporaciones minoristas, como Walmart, que se ha propuesto mejorar la experiencia de los usuarios.

Walmart ha presentado recientemente un nuevo servicio con el cual los clientes podrán disfrutar de compras 100% personalizadas sin necesidad ni de acudir a sus instalaciones ni de consultar catálogos digitales. Se trata, más bien, de la contratación de un “comprador profesional” que se encargará de conseguir los productos que más interesan al consumidor. Por rocambolesca que parezca la idea, esta cubre diferentes necesidades reales. Por ejemplo, con este servicio podremos recibir una cesta de la compra totalmente saludable, solicitando a Walmart que nos remita una selección de productos ecológicos, dietéticos o sin azúcares. La empresa ha bautizado este servicio como Jetblack.

Y no tiene por qué tratarse de una lista de la compra completa. También podemos recurrir a este servicio personalizado para conseguir un regalo, una oferta especial o una compra específica para preparar una serie de platos. En cualquier caso, lo más importante de Jetblack no es tanto las posibilidades del servicio sino lo que significa. Walmart ha destacado en los últimos tiempos por ofrecer una ingente cantidad y variedad de productos con precios muy competitivos. No en vano, la firma estadounidense está considerada la mayor empresa minorista del mundo. Si da un paso tan ambicioso y, a la vez, arriesgado, se debe, ni más ni menos, que a la presión cada vez más feroz de gigantes como Amazon.

Así lo han entendido la mayoría de los analistas que han comentado tan original servicio. En este sentido, el movimiento de Walmart es la reacción de un modelo de negocio profundamente tradicional a los cambios en los hábitos de consumo de su mercado potencial. Dado que no es posible competir con la inmediatez y el alcance global de Amazon, las firmas con presencia física en las calles tienen que desarrollar servicios complementarios que mejoren significativamente la experiencia de los usuarios. Solo así contarán con argumentos sólidos para contrarrestar la ola digital que amenaza con cercenar de manera considerable su volumen de negocio. Por ahora, Jetblack solo puede contratarse en puntos muy concretos de Nueva York (Manhattan y Brooklyn). Si el experimento resulta exitoso, no tardará en expandirse.

Descubre cómo están respondiendo los negocios convencionales a las transformaciones digitales en nuestras próximas publicaciones.