Vivimos en un periodo histórico en el que el desarrollo tecnológico se ha acelerado hasta alcanzar un ritmo insospechado y que en absoluto ha encontrado ya su límite. Las grandes empresas han encontrado en la tecnología un poderoso aliado para ganar en eficiencia o mejorar la experiencia de sus clientes. Pero, ¿cómo pueden los negocios más modestos aprovechar toda esta vorágine tecnológica?

La presencia en redes sociales no es opcional

El pequeño comercio ha tenido en el “boca a boca” su principal escaparate publicitario. Es cierto que muchos consumidores siguen confiando en las opiniones de otros usuarios pero, ¿acaso no puede hacerse a través de Internet? Las nuevas generaciones de consumidores están habituadas a informarse e interactuar a través de las redes sociales. Tenga el tamaño que tenga tu empresa, debe estar presente en las principales plataformas de este tipo.

Disponibilidad de una página web

Cuando Internet empezó a llamar con insistencia a nuestra puerta, muchas empresas de cualquier tamaño y condición se animaron a abrir una página web. Curiosamente, con el paso del tiempo muchas decidieron abandonar esta idea porque la veían más como un engorro que como una ayuda. Quizá sucediera eso hace quince años pero, a día de hoy, la gestión de un sitio web es sumamente sencilla, por lo que no hay excusas para abrirlo.

Posicionamiento en buscadores y conexión con los consumidores

Existen diferentes herramientas que te ayudan a descubrir qué palabras buscan tus clientes potenciales cuando necesitan los servicios o productos que ofreces. Con esta información puedes incorporar dichas expresiones en la página web de tu empresa o lanzar mensajes publicitarios debidamente optimizados. También puedes mejorar la posición de tu página en los principales buscadores. Así, entrarás en contacto con muchos consumidores que difícilmente hubieran descubierto tu empresa por otras vías.

Contenido personalizado

Ahondando en la línea anterior, los consumidores del s. XXI buscan cada vez más contenidos adaptados a sus necesidades. Es decir, no desean acceder simplemente a una determinada información sino que valoran que esta se presente de una forma atractiva. Por ejemplo, entre los usuarios más jóvenes, los contenidos audiovisuales suelen recibir más visitas que las largas parrafadas. En cualquier caso, te recomendamos que combines el mayor número de canales comunicativos posible, con vídeos, artículos o anuncios impactantes en las redes sociales.

Sin duda, tu empresa no debería desaprovechar las posibilidades de las nuevas tecnologías. Léenos regularmente para seguir aprendiendo a explotarlas.